976 66 45 45

Artículos de interes

La endodoncia es el tratamiento dental popularmente conocido como “matar el nervio”. Esta técnica consiste en extirpar la pulpa dental, rellenar el espacio que ha quedado en las raíces y devolver la funcionalidad al diente.

El famoso “dolor de muelas” en muchas ocasiones corresponde a una inflamación de la pulpa o nervio del diente, es un dolor agudo e intenso que puede simular los latidos del corazón. Este tipo de lesiones son producidas por caries que alcanzan grandes profundidades o fracturas dentales. Otro motivo para realizar este tratamiento es por necrosis, un diente desvitalizado que no responde a los estímulos y que frecuentemente se oscurece.

En todos estos casos el nervio queda dañado por las bacterias que invaden la raíz y continúan su desarrollo afectando al hueso maxilar, produciendo un foco infeccioso o flemón. El tratamiento puede realizarse en una o dos sesiones ayudándonos a veces del uso de antibióticos o medicamentos que se colocan dentro del diente para finalizar con la restauración de la pieza y controles radiográficos. De no realizarse la endodoncia el tratamiento para estos dientes es la extracción.

En los últimos años la endodoncia es una de las técnicas que más ha evolucionado, incluyendo importantes avances tecnológicos como el localizador apical, motor de sistema rotatorio, obturación termoplástica o cementos de última generación que brindan a los pacientes un tratamiento predecible, más rápido e indoloro que alarga la vida del diente.

¿Cuándo debería comenzar el cuidado dental?

La mayoría de los dentistas pediátricos está de acuerdo en que el cuidado dental periódico debe comenzar al año de edad, con una revisión dental dos veces al año para la mayoría de los niños. Algunos niños podrían necesitar evaluaciones y cuidado más frecuentes.

 

Desde el nacimiento a los seis meses de edad:

  • Limpie la boca del bebé con gasa después de alimentarlo y a la hora de dormir.
  • Consulte al pediatra del niño sobre el uso de suplementos de fluoruro.
  • Regule los hábitos de la alimentación (biberón o lactancia materna).

Desde los seis a los 12 meses de edad:

  • Durante esta época, debería aparecer el primer diente. Consulte al dentista para un examen.
  • Cepille sus dientes después de cada alimentación y a la hora de dormir con un cepillo pequeño de cerdas suaves.
  • Cuando el niño comience a caminar, tenga cuidado con las posibles lesiones dentales o faciales, o ambas.
  • Retire al niño la lactancia o el biberón cuando se acerque su primer cumpleaños.

Desde los doce a los 24 meses de edad:

  • Siga el programa de exámenes y limpiezas dentales según lo recomendado por el dentista pediátrico de su hijo. Generalmente se recomiendan los exámenes y las limpiezas dentales a niños y adultos cada 6 meses.
  • Conforme que su niño aprenda a enjuagarse la boca y que la mayoría de los dientes deciduos hayan brotado (dientes de leche), conviene que se cepille con una porción de pasta de dientes del tamaño de un guisante.

Datos sobre los dientes deciduos:

El cuidado adecuado de los dientes deciduos del niño (también conocidos como dientes de leche o dientes primarios) es muy importante, ya que estos dientes conservan el espacio para el brote futuro de los dientes permanentes.

  • Si un diente de leche tiene caries o se extrae demasiado temprano, se pierde el espacio necesario para el diente permanente, que sólo puede ser recuperado por medio de tratamiento de ortodoncia.
  • Los dientes de leche infectados pueden causar el desarrollo inapropiado de los dientes permanentes.

La mayoría de los niños comienzan a perder sus dientes de leche alrededor de los 4 años – habitualmente se caen primero los dientes frontales. Los niños siguen perdiendo los dientes de leche hasta los doce o trece años, cuando finalmente aparecen todos los dientes permanentes.

Dieta y cuidado dental para niños:

Para asegurarse de que su niño coma  se recomienda lo siguiente:

  • Pida a su dentista  que le ayude a determinar la dieta de su niño.
  • Compre con prudencia. No llene su despensa con alimentos azucarados. Compre los “alimentos divertidos” sólo en ocasiones muy especiales.
  • Limite la repostería industrial.
  • Procure una dieta equilibrada y guarde los alimentos con azúcar para las comidas.
  • No coloque a su hijo pequeño en la cama con un biberón de leche. No moje el chupete en azucar o miel.

la-halitosis-como-problema-social

 

La halitosis o mal aliento es un problema relativamente común en la población y según diversos estudios está originado en un 90% de los casos en la boca. Este transtorno puede llegar a afectar las relaciones interpersonales y a disminuir la autoestima.

 

Principales causas del mal aliento

 

El mal aliento está relacionado con:

 

  • Lesiones de caries dental amplias: cuando las piezas dentarias han sido seriamente dañadas por la acción de las bacterias formadoras de caries dental (placa bacteriana) se forma un ambiente propicio para el desarrollo de un conjunto complejo microorganismos, restos de alimentos, toxinas, fluidos gingivales, etc. que pueden generar halitosis.
  • Enfermedad de encías (enfermedad gingival o periodontal): en ciertos casos, el mal aliento se puede deber a la presencia de bolsas periodontales, que son espacios que se forman entre la raíz y el cuello de alguna o algunas piezas dentarias, dentro de las cuales se desarrollan bacterias anaerobias que desprenden mal olor.
  • Acúmulo de cálculo (sarro). El cálculo es una sustancia dura que se fija a las superficies dentarias que está formado por bacterias que se calcifican por acción de los minerales de la saliva. Se forma con mayor frecuencia en la cara lingual de los incisivos inferiores y en la cara labial de las molares superiores, lugares en íntima relación con las glándulas salivales mayores.
  • Problemas del aparato digestivo o respiratorio: En pocos casos, el mal aliento puede generarse a partir de otros segmentos del aparato digestivo o respiratorio.

 

 

La principal causa de la halitosis

 

Por lo general la halitosis o mal aliento se origina a partir de ciertas bacterias que se desarrollan en el tercio medio y posterior de la lengua, que es una zona que por lo general no es adecuadamente higienizada.

 

Estos microorganismos tienen la particularidad de producir sustancias ácidas que contienen sulfuros y que originan el olor característico desagradable. A esto se puede sumar en ciertos casos, el depósito de material mucoso que proviene de la nariz y el acumulo de restos de alimentos, que agravan el cuadro.

 

¿Qué hacer si tenemos halitosis?

 

Lo primero que debemos hacer si sospechamos o padecemos de este mal, es acudir al odontólogo, para que éste determine si presentamos o no halitosis. Si fuera el caso, el analizará a qué se debe y nos dará pautas para mejorar nuestra higiene bucal.

 

Un implante dental es un pequeño tornillo metálico. Está fabricado con titanio, un material biocompatible, y ejerce la función de la raíz dentaria. El implante dental se introduce directamente en el hueso del maxilar o la mandíbula, que posteriormente crece alrededor de la superficie del implante fijándolo firmemente.

 

Dependiendo de la situación de partida, el periodo de cicatrización suele ser de 8 a 12 semanas. Después de ese tiempo se fija sobre el implante la restauración, que puede ser una corona, un puente o una prótesis completa.

 

Soluciones fiables 

 

Los implantes dentales son un sustituto muy similar a la raíz natural del diente, y suponen la base para sus nuevos dientes.

 

Los implantes dentales son una solución fiable…

 

…cuando se pierden dientes por enfermedad.

 

En personas jóvenes o mayores, la periodontitis, la caries y otras enfermedades pueden provocar una pérdida dentaria. En esos casos, los implantes dentales son la forma ideal de recuperar el aspecto anterior.

 

…cuando un diente nunca llega a salir.

 

Los dientes también pueden faltar por causas congénitas (agenesia). Cuando un diente falta o no está completamente desarrollado, los implantes aportan una base sólida para un nuevo diente.

 

…cuando un traumatismo provoca pérdidas dentarias.

 

En el deporte o la vida diaria pueden producirse pequeños accidentes que supongan la pérdida de uno o más dientes. También en estos casos, los implantes dentales pueden devolverle la estética y la función.

Restauración convencional 

 

Una de las principales ventajas de los implantes dentales es que proporcionan una base sólida para los dientes artificiales, no perjudican a los dientes vecinos y contribuyen a mantener el hueso del maxilar o la mandíbula.

 

Con el método convencional, para fijar un puente es necesario tallar los dientes sanos adyacentes. De este modo se preparan para ejercer la función de pilares para una corona o puente. La sustancia dentaria tallada se pierde irreversiblemente.

Rehabilitación con implantes 

El implante dental sustituye la raíz ausente y sirve de base para la corona del implante. No se retocan los dientes sanos vecinos.

 

En clínicas especializadas le recomendarán individual para cada caso.

cirugia-bucal

Aún hoy muchas personas acuden al dentista sólo cuando tienen dolor.
Pero hay un serio problema que todavía no es bien conocido: la enfermedad
periodontal.
Cuando acudimos a una revisión dental, muchas veces es porque se nos ha detectado caries o dolor, pero nadie se pregunta ¿cómo tengo la encía o el hueso que soporta esos dientes?

LA ENFERMEDAD PERIODONTAL ES LA GRAN DESCONOCIDA.
La enfermedad periodontal crónica, popularmente llamada piorrea, comienza aproximadamente a los 35 años. Clínicamente se caracteriza por sangrado de encías movilidad dentaria, mal olor (halitosis) y sabor de boca. No suele haber dolor, por eso, cuando el paciente acude a la consulta, ya está en estadios terminales, con movilidad dentaria y es necesaria la extracción.
El tabaco es el factor más importante de la enfermendad periodontal, es vasoconstrictor y por tanto enmascara
el sangrado de las encías. Hay que investigar también antecedentes familiares puesto que la enfermedad periodontal tiene un factor predisponente familiar.
La periodontitis requiere unos cuidados especiales que serán determinados por el dentista. Aplicándolos correctamente y con la frecuencia necesaria, se puede detener el avance de la enfermedad. Son tratamientos indoloros, realizados con anestesia
local y con mínimas molestias para el paciente.

La cirugía periodontal se realiza cuando hay defectos importantes en el hueso y la periodontitis está avanzada:

● Cirugía remodeladora
● Cirugia regenerativa (incluye membranas e injertos de hueso, etc
● Cirugía mucogingival cuyo objeto principal es estético cuando hay pérdida de encía.

Los síntomas de la enfermedad periodontal se pueden reconocer fácilmente:

1.- SANGRADO DE LAS ENCÍAS. Al comer o al cepillarse los dientes, las encías sangran de forma espontánea.
Es un signo llamativo de enfermedad periodontal.

2.- SENSIBILIDAD DENTARIA. Al tomar algo frío o caliente.

3.- MOVILIDAD DENTARIA. Esta misma pérdida de la encía y del hueso provoca que los dientes se muevan.
Acuda a su dentista a las revisiones periódicas. Si se detecta a tiempo, el pronóstico es favorable y podrá conservar las piezas dentarias.

Page 1 of 212
Google+