Mal aliento e higiene bucal en tiempos de la COVID-19

El uso obligatorio de las mascarillas debido al contagio por coronavirus ha hecho que muchas personas hayan descubierto que presentan halitosis o mal aliento. Lo cierto es que las mascarillas no causan el mal aliento, sino que se debe a un problema que estaba anteriormente, y al llevar la mascarilla el aire que exhalamos queda más tiempo en contacto con nuestro sistema olfativo.
Al respirar, hablar o estornudar, se desprenden gotitas de saliva que quedan en la mascarilla y al secarse pueden producir mal olor. Por eso, y porque el material deja de filtrar bien, es importante saber que las mascarillas homologadas tienen una vida útil.

SALUD DENTAL

¿Cuáles son las causas verdaderas de la halitosis o mal aliento?

Según los datos de la Sociedad Española de Periodoncia y osteointegración (SEPA) el 30% de la población adulta padece o ha padecido halitosis o mal aliento y el 90% de estos casos está directamente relacionado con algún problema bucodental.

Las principales causas del mal aliento se deben a una mala higiene dental, caries, infecciones dentales, o a problemas periodontales como la inflamación de encías.

Por tanto, si una persona detecta mal aliento es imprescindible visitar al dentista, para poner solución lo antes posible, y además tener una higiene adecuada:

Cepillado de los dientes 3 veces al día, después de cada comida.
Limpieza de la lengua, puesto que en ella se retiene placa bacteriana.
Uso de hilo dental e irrigadores. limitada que hay que vigilar:

Las mascarillas quirúrgicas tienen unas 4 horas de uso, a partir de esas horas la mascarilla deja de filtrar bien.

Las mascarillas FFP2 tienen una durabilidad de unas 12 horas.

 

Pautas para higiene oral en tiempo de coronavirus:

• Lavarse las manos antes y después del cepillado.
• Cambiar el cepillo cada 3 meses, lavarlo, enjuagarlo y secarlo después de cada uso.
• No guardar los cepillos de toda la familia en el mismo vaso.
• Si alguien ha padecido Covid-19, hay que cambiar el cepillo.
• No desechar el capuchón del cepillo, puesto que sirve de protección.
• El uso de colutorios con cloruro de cetilpiridinio (CPC), está demostrado que bajan la carga viral.